Por: Ernesto Alvarez Blanco

El Municipio de Cárdenas, ocupa la parte septentrional de la provincia de Matanzas; limita al norte con el municipio de Varadero y el Estrecho de la Florida, al sur con los municipios de Limonar y Jovellanos, al oeste con la cabecera provincial, Matanzas, y por el este con los municipios de Martí y Perico.


El área territorial que ocupa es de 565 kilómetros cuadrados, con una población, según el censo del 2002, de 101 661 habitantes, repartidos entre los poblados de Cantel, Camarioca, Carbonera, la Comunidad Julián Alemán (La Conchita), Méndez Capote (Lagunillas), Merceditas, Guásimas, Humberto Álvarez, José Smith Comás, algunos pequeños asentamientos rurales y la propia ciudad de Cárdenas, en la que habitan 80.832 personas.


Cárdenas cuenta en la actualidad con una densidad de población relativamente alta (179,9), dada por la influencia de la Ciudad en el resto del territorio y además, por el crecimiento significativo que ha tenido en los últimos 50 años.

Desde el punto de vista del origen y evolución geológicos, la mayor parte del territorio es de formación sedimentaria, metamórfica, en un 4% en zonas de Cantel y Camarioca, donde se localizan, incluso formaciones del período Cretácico y Jurásico Superior, en relativa similitud con zonas de El Rosario en Pinar del Río.


Es una región definida como gasopetrolífera por excelencia, que abarca las áreas de Hicacos, Chapelín, Marbella, Varadero, Camarioca, Cantel, Guásimas, Pluma, la Bahía y la ciudad de Cárdenas.

El relieve es predominantemente llano con altitudes absolutas entre 0 y 160 metros, y oscilaciones de alturas relativamente insignificantes que caracterizan, por ejemplo, la zona de Cantel Camarioca.


Del origen y transformación del relieve, se plantea que paso por tres grandes etapas: tectogeneses, acumulación sedimentaria y de emersión sumersión. El actual es Plioceno Cuaternario, aunque se refleja la evolución geológica en algunas áreas desde el Jurásico, el Cretácico y el Mioceno.


La llanura costera de Cárdenas ocupa la mayor parte del territorio y cuenta con algunos agrupamientos cenagosos, zonas muy bajas, sobre todo bordeando la bahía abierta y poco profunda, flanqueada al oeste por la península de Hicacos y por la guirnalda de cayos (Cupey, Diana, Piedra, Blanco y otros).


El suelo predominante en el municipio es el Ferralítico Rojo Típico, que ocupa el 45,9 % con 24 401, 32 Hectáreas. En el municipio, entre llano y débilmente ondulado, predominan las pendientes de 0 a 5 metros. En la comparación del mapa de pendientes con el mapa geológico, las elevaciones con mayores valores se localizan en las alturas de Camarioca.

La temperatura media anual en el territorio es de 24,1 grados Celsius. Con media máxima de 31,6 grados Celsius y mínima media anual de 18,1 grados Celsius. Los meses más calurosos, Julio y Agosto, alcanzan valores de hasta 34,1 grados Celsius.


El municipio se encuentra dentro de la cuenca Canímar Camarioca y, de hecho, en la llamada vertiente norte. Los recursos hidráulicos son pobres y repartidos irregularmente, solo el río Camarioca y la parte del Canal de Roque que limita con el municipio tienen cierta importancia

FLORA Y FAUNA.

El territorio está ocupado en parte por vegetación de costa arenosa: plantas rastreras y franja arbórea bien definida, con Uvas Caletas, Mangles y Matorral Xeromorfo costero. En la zona costera y también en zonas pantanosas se encuentra el llamado Mangle Rojo. En general, es una vegetación potencial de sabana, en cierto modo de copernicias, bosquecillos estacionarios, donde aparecen La Malva Blanca, La Malva de Cochinos y otras.


Los mamíferos en primer lugar, son los menos representados. Dentro de sus especies vivientes se reportan 54 y están compuestos en alto grado de murciélagos, algunos roedores y un solo representante de insectívoros, aparte de las especies introducidas por el hombre.
Para tener una idea de las especies del área, quizás no sea necesario ofrecer todas las localizadas hasta ahora, pero, por ejemplo, de la clase insecta resulta interesante el orden lepidóptero (las mariposas) de las cuales el museo "Oscar M. de Rojas" de Cárdenas posee una valiosa colección de más de 140 especies.


Los moluscos marinos en la región han sufrido grandemente por la contaminación de la bahía que ha destruido casi toda su flora y fauna. Los moluscos terrestres, no están tan afectados, pero cada vez se localizan en menos proporción debido a factores vinculados con la urbanización, la industrialización y la ausencia, en épocas anteriores de una conciencia de repoblación forestal. Abundan en Cárdenas especies de la clase crustácea, grupo incluido en los artrópodos, sobre todo Cangrejos.


Entre las especies de aves que se han localizado en el área están el Alcatraz (Pelícano Occidental) en Cayo Grande y en las costas, El Pájaro Bobo, La Gaviota Rosada y La Boba, El Gallego y El Galleguito. Otras especies muy comunes son la Lechuza y El Sijú Platanero, El Zunzún, El Pitirre, El Sinsonte y El Gorrión entre otros.




Arriba


Tomado de: Ernesto Alvarez Blanco