Historia

1711

El Municipio Pedro Betancourt, ubicado en el suroeste de la Provincia de Matanzas, está formado por los antiguos Municipios de Bolondrón y el del mismo nombre. Antes de la llegada de los colonizadores españoles estuvo habitado por los Macorix, aborígenes procedentes de La Española que practicaron la agricultura y la alfarería.

La primera merced de tierras tuvo lugar en 1558 y a partir de entonces la región comienza a poblarse con habitantes dispersos en hatos, corrales y sitios de labor. En 1694 se erige la parroquia de Santa Catalina Mártir. La principal actividad económica en la zona era la ganadería.

En los inicios del siglo XIX tiene lugar el despegue de la industria azucarera con un aumento notable del número de fábricas en los años posteriores, entre las que se destaca el antiguo ingenio Santa Filomena, actual central Cuba Libre, fundado en 1830.

La Cabecera Municipal se funda con el nombre de Corral Falso de Macuriges en 1825. El avance de la producción azucarera que se beneficia con la llegada del ferrocarril a la región en 1844, fomenta el surgimiento de otros importantes núcleos poblacionales: Güira de Macuriges (1846), Navajas (1851) y Bolondrón (1860). En 1879 Corral Falso y Bolondrón son constituidos Cabeceras de Términos Municipales.

De mediados del siglo XIX datan las principales manifestaciones de rebeldía esclava en el territorio. La Guerra de los Diez Años incide en la localidad con el fusilamiento de cinco jóvenes naturales de Bolondrón acusados de insubordinación. La Gesta Emancipadora de 1895 se manifiesta en la zona a partir del primer alzamiento insurrecto ocurrido el 15 de junio de ese año. Se destacan entre otros valiosos insurrectos: Clemente Gómez, Cornelio Ponce, José Roque, Joaquín Gómez, Alfredo Gould y Paulina Ruiz, que protagonizaron importantes acciones bélicas, así como el Alcalde de Bolondrón Ángel Albístur por su ayuda a las víctimas de la Reconcentración. Resulta relevante el paso de la Invasión a Occidente por la zona los días 24 y 30 de diciembre de 1895, que aunque no resultó belicoso, causó estragos en la producción azucarera.

Terminada la contienda, el número de fábricas había disminuido considerablemente. El proceso de concentración y centralización de la industria azucarera unido a los efectos de la guerra motivó la desaparición de muchos de los antiguos ingenios. A partir de 1925 sólo quedarían dos centrales funcionando, el Cuba, actual Cuba Libre y el Dolores, actual Jaime López, perteneciente a Jovellanos.

La población continúa el ascenso con la presencia de las diferentes etnias, destacándose la asiática desde las últimas décadas del siglo XIX.

Por acuerdo del Consistorio Municipal el pueblo toma el nombre del Mayor General del Ejército Libertador Pedro Betancourt el 1° de julio de 1901. Nacido en Sabanilla del Encomendador en 1858, Pedro Betancourt se destacó como estratega durante la contienda en la Provincia de Matanzas. Falleció posteriormente en 1933.

En junio de 1931 se funda la primera célula del Partido Comunista en el territorio, bajo la dirección de Francisco Cambeiro Alemán. El Partido jugó un importante papel en la lucha contra la tiranía de Gerardo Machado, resaltando la primera celebración del Primero de Mayo en 1933.

En los años siguientes tendrían lugar importantes acciones del Movimiento Obrero y Campesino. El Partido Comunista alcanza una gran fuerza, principalmente en la finca Maravilla, lugar de ricas tradiciones de luchas campesinas.

Relevantes figuras del arte nacidas en la localidad alcanzan fama nacional, basta mencionar a la poetisa María Villar Buceta, el cantante Barbarito Díez y el compositor musical Arsenio Rodríguez. El béisbol logra lugares cimeros con la creación en 1944 de la Liga Amateur, con carácter provincial desde 1946.

El golpe de Estado del 10 de marzo de 1952 fue combatido enérgicamente desde los primeros momentos. Se destaca la huelga azucarera de 1955, cuando los obreros entran al Ayuntamiento Local y logran que el pueblo sea declarado "Ciudad Muerta". El Movimiento Revolucionario 26 de Julio se funda en la localidad hacia los finales de 1955. Entre las acciones en la lucha contra la tiranía de Fulgencio Batista se realizan diversos sabotajes y actividades propagandísticas. El 26 de marzo de 1958 tiene lugar un alzamiento guerrillero en el barrio Las Piedras en Bolondrón, donde cayeron los combatientes Gustavo González, José Tomás Días y Nicolás Días, que junto a otros revolucionarios como Félix Rivero Vasallo, Salvador Ibáñez, Mario Vázquez, Marcos Viera y Francisco Abreu, conforman el martirologio del territorio en la lucha contra la dictadura batistiana.

Con el triunfo revolucionario del 1° de enero de 1959, se abren nuevas perspectivas para el pueblo. Se fundan otros importantes núcleos poblacionales: Camilo Cienfuegos # 1(1962), Camilo Cienfuegos # 2 (1963) y Manuelito (1976).

Se incrementa la producción azucarera con la modernización del central Cuba Libre, se desarrolla la ganadería, la producción avícola y en fecha más reciente el cultivo del tabaco.

En la esfera social, la educación avanza a partir de la gloriosa Campaña de Alfabetización. Son creadas múltiples instituciones culturales y surgen destacadas figuras del Movimiento de Artistas Aficionados. El deporte se incrementa con destacados atletas locales. La salud pública cuenta con modernas policlínicas y más tarde con los consultorios del médico de la familia. Se construye gran cantidad de viviendas, incluyendo edificios multifamiliares y el pueblo es dotado de un acueducto. Son reparadas calles y carreteras.

El territorio enfrentó las agresiones del enemigo externo e interno. Al producirse la agresión mercenaria a Playa Girón cayeron tres de sus hijos: Giraldo Díaz, Juan de Mata Reyes y Leovigildo Sierra. La lucha contra bandidos fue cruenta en la zona con el asesinato de milicianos, entre ellos Juan Crespo, Eleno Carralero y Emilio Socorro y los niños Fermín y Yolanda Rodríguez Díaz en enero de 1963. Muchos betancurenses cumplieron misión internacionalista en pueblos hermanos, algunos anegaron con su sangre el suelo africano, entre ellos Jorge Luis Martínez Peñate, Arturo Pino, Armando Sánchez, Luis Tápanes, Lázaro García y José Antonio Oquendo.

En el nuevo milenio, el pueblo de Pedro Betancourt mantiene en alto su voluntad de lucha en la Batalla de Ideas que libra el pueblo cubano.