Gran incendio en Londres

2 de septiembre de 1666 | 8
El año 1665, la población de Londres había tenido que soportar una terrible epidemia de peste bubónica, que había aniquilado a una inmensa cantidad de gente. El año siguiente, sin embargo, parecía empezar de un modo más positivo, ya que la peste parecía estar retirándose. Pero un fuego iniciado a la 1 a.m. del domingo 2 de septiembre en una panadería determinó lo contrario. Aunque la causa exacta no se conoce, y probablemente no llegue a saberse nunca, es posible que el encargado de la panadería King, un pequeño negocio ubicado cerca del puente de Londres, haya olvidado ese día apagar los hornos donde se hacía el pan, dejando las puertas del mismo abiertas. Una chispa pudo haber bastado para encender algún trozo de manteca olvidado, y de ahí a encender todo el edificio. En unos momentos, las llamas salían de la panadería y se extendían a los edificios vecinos. A las 3 de la mañana el fuego ya estaba fuera de control sin que pudiera hacerse nada para detener su avance. La bombas con equipos extintores resultaron inútiles, y la mezcla de llamas y humo obligó a gran parte de la población a arrojarse a las aguas del Támesis como única salida. Cuando el fuego murió, cuatro días más tarde, sólo una tercera parte de Londres quedaba en pie: el resto eran sólo cenizas. El siniestro destrozó más de 13 000 casas, 87 iglesias, mató a varios miles de personas y dejó a otras 100 000 sin hogar.