Segunda intervención norteamericana en Cuba

29 de septiembre de 1906 | 9
El 12 de septiembre de 1906 el presidente Tomás Estrada Palma, temeroso ante la insurrección que había motivado su fraudulenta reelección, solicitó la intervención norteamericana, y un día como hoy ya estaban aquí nuestros poderosos vecinos del Norte. Esta segunda intervención se prolongó hasta el 28 de enero de 1909. A raíz de esta nueva ocupación norteamericana y de los renovados comentarios de anexión cubana a Estados Unidos, los estudiantes de la Escuela Normal de Kansas se dirigieron al patriota y diplomático Manuel Sanguily, solicitándole opiniones directas para apoyar los pronunciamientos que, desde allá, formulaban ellos contra la anexión. Sanguily les respondió con una carta, larga y ejemplarizante, fechada el 6 de marzo de 1907. En uno de sus párrafos expresó: “Cuba –para su bien, así como para el bien, la honra y la gloria de la nación americana- debe ser siempre una República independiente y soberana”.