Desde aquel día de Abril, mi vida cambió

Entrevista a Nora Martín por la periodista Yamilka Nieves Vázquez donde cuenta lo sucedido en la madrugada del día 17 de Abril de 1961.

Por: Yamilka Nieves Vázquez
902

  Sentada frente a Nora, me aprieta la mano izquierda y con un gran suspiro me cuenta lo sucedido en la madrugada del día 17 de Abril de 1961.Con los ojos llenos de lágrimas rememora como la sorpresiva invasión mercenaria por Bahía de Cochinos le arrancó la vida a su pequeña hermana Dulce María Martín que contaba solo con 14 años de edad.

Cuando me dice: ´´ nos encontrábamos en Caletón en casa de tía Amparo acompañándola porque hacía nueve días se había muerto su único hijo, de repente un estruendo hizo que todos en la casa despertáramos, era una ráfaga de tiros y bombas contra todo, salimos de la casa rumbo a Jagüey Grande en un camión descubierto.

-Nora me mira con los ojos fijos y confiesa:

´´ lo que te voy a decir nunca se lo he dicho a nadie es por eso que no quería que mami estuviera aquí presente, ella se pone muy mal,-pero mi hermanita quedó viva cuando cayó sobre mis piernas la vi morir y puse mi mano sobre ella, - veníamos como dos angelitos en la parte de atrás del camión con los brazos entrelazados sin entender que sucedía, de repente me tiraron de la mano y a ella la dejan tirada en la carretera, me llevaron prisionera, allí me volví como loca, cogí un palo para meterle a los mercenarios que estaban con nosotros, uno de ellos fue a darme 10 dólares y le dije que no quería nada, pasé los días mas amargos de mi vida sentada sin poder hacer nada porque no te dejaban moverte, me puse a pensar en mi hermanita muerta y como mi familia sabría de nosotras-fue algo terrible, la verdad-.

 Nora se levanta, toma agua y con un brillo en la mirada me dice

 ´´ yo hablo de esto porque el tiempo pasa y tiene que quedar el testimonio de las cosas que pasaron, pero no es fácil- lo que yo pude ver allí fue mucho. Continúa contando los terribles días que con su corta edad vivió Nora: al día siguiente vuelvo a pasar por donde mismo y Dulce allí tirada todavía después de pasar el sol, el sereno, me puse muy mal y es cuando uno de ellos me dice dale.... lo sentimos estamos en guerra.

Nora explica que ella ha vivido afectada durante toda su vida.

Todos mis hermanos estudiaron, son profesionales y yo lo intenté pero no pude, en la escuela no coordinaba las ideas, padezco de los nervios y de la presión arterial con tratamiento médico desde muy joven, gracias al apoyo de mi familia y de mi madre Hildolidia Angulo que tiene 82 años mi vida ha transcurrido en un ambiente tranquilo y familiar.

Hace una pausa y no quiere terminar la conversación sin dejar de expresar que: mi hermanita y yo nos criamos como jimaguas solo un año marcaba la diferencia de edad, compartíamos las tareas del hogar y en forma de juego ayudábamos a mami en la casa, nos poníamos las mismas ropitas, Dulce era una niña muy pasiva, educada, respetuosa y cumplía con todo lo que se le asignaba, con su corta edad ya despuntaba entre las destacadas, recibió en la escuela el Diploma El Beso de la Patria por los buenos resultados obtenidos.

 Esta es una de las pruebas de la guerra de los Estados Unidos contra Cuba, pueblo trabajador y digno, muchas familias han sido afectadas, hoy, 50 años después Nora con un dolor inmenso ratifica una vez más -´´ Desde Aquel Día de Abril mi Vida Cambió.