Reseña Histórica de la Ciénaga de Zapata

Por: Julio A. Amorín
2616

Como hija de la imaginación, desidia, abandono y aislamiento antes de 1959, fue creada una imagen desvirtuada de ella: escalofriantes asesinatos, pantanos o tembladeras empecinadas en extinguir la especie humana, ofidios y cocodrilos antropófagos e insectos vampiros implacables, convirtieron a la Ciénaga de Zapata en el África tenebrosa de Cuba.

Prehistoria

Hombres pertenecientes a las culturas Mesolítica y Neolítica conformaron la prehistoria de estos húmedos parajes, asentándose sobre un eje cársico a partir de Venero Prieto hasta Bartolina (como se muestra en la imagen de la izquierda).

Por los estudios arqueológicos realizados, podemos afirmar que la mayor población correspondió al hombre Mesolítico Medio, quien tuvo como vías de origen el norte del continente suramericano a través del arco antillano en fechas que oscilan entre 2000 y 1000 A.N.E.

Eran portadores de una industria de piedra en volumen de tradición Banwaroide (mayor antigüedad en el sitio Banwari Trace, en la isla de Trinidad), que al entrar en contacto con otras comunidades asentadas en el territorio cubano con anterioridad, asimilaron la tradición Manicuaroide(amplia utilización de la concha). Por lo que la industria de la concha es el rasgo distintivo de los hombres prehistóricos cenagueros. Utilizando las técnicas de percusión, fractura y abrasión, más el conocimiento empírico, estos artesanos elaboraron más de treinta herramientas, que podemos agrupar en: vasijas, platos, cucharas, gubias, picos, martillos, raspadores, cuchillos, hachas, puntas para lanzas y arpones.

Aunque el insigne historiador Cosculluela dejó ver a través de sus fascinantes descripciones, vestigios de la familia Arauca; hasta hace muy poco tiempo se consideró la Ciénaga como asiento solo del aborigen mesolítico. Pero desde que la señora Brunilda Pérez (vecina del poblado de Cocodrilo) halló y donó al Museo de Girón, dos hermosas hachas petaloides el 15 de noviembre de 1987 y la Expedición de Censo y Exploración Arqueológica efectuada por el estudioso Adrián Álvarez Chávez con un equipo de trabajo el 10 de septiembre de 1996, colectó dos hachas petaloides más (ver imagen a la izquierda), de mano de la señora Toala Borges Benitez ¡cambió radicalmente esa opinión, ante tantas evidencias materiales Neolíticas!

Los Subtaínos (neolíticos temprano) eran hombres fuertes, de estatura media y de buena presencia. Arribaron a Cuba en el año 500 N. E. Procedentes de las costas Venezolanas en oleadas sucesivas. Eran portadores de técnicas agrícolas de determinado nivel de desarrollo con una antigua tradición ceramistas. Se puede apreciar que su ajuar era muy abundante y variado, evidenciado en la gran cantidad de objetos de cerámica, piedra, concha, hueso, madera, cestería y textiles. El hombre neolítico, con un mayor grado de desarrollo, donde la base de su sustento económico recaía en la agricultura(economía productora), no debió permanecer por mucho tiempo en un entorno como el nuestro - poco factible para desarrollar esta actividad - puesto que restringidas son las áreas en la ciénaga donde su suelo puede proporcionar un sustento agrícola por espacio prolongado de tiempo. Solo la franja de suelo ferralítica roja de Plasencia - Soplillar - Molina - San Blas presenta características propicias.