Turismo en la Península de Zapata

264

La Ciénaga de Zapata considerada Reserva de la Biosfera y declarada oficialmente Sitio RAMSAR, constituye sin dudas uno de los lugares de la Isla con más interés para la biodiversidad, belleza e indiscutibles valores históricos y naturales.

Situada en el litoral sur de la occidental provincia de Matanzas, a unos 180 kilómetros al sudeste de la ciudad de La Habana, deviene asimismo el mayor y más importante humedal del Caribe insular y un reservorio natural poseedor de ecosistemas frágiles.

Con una extensión de cuatro mil 520 kilómetros cuadrados, en esa sureña localidad radica el Parque Nacional Ciénaga de Zapata, al que se accede por carretera. El número de sus habitantes se aproxima a nueve mil, para una densidad media de apenas seis pobladores por kilómetro cuadrado, la más baja de Cuba.

En ese territorio existe un tipo especial de cuevas, las tectónico-freato-marinas, que constituyen el sistema espeleológico de Zapata, abierto a lo largo de una grieta de 70 kilómetros de longitud y extendido entre la bahía de Cochinos y la de Cienfuegos.

Aparecen en las cuevas lagunas semicirculares en la superficie que permiten acceder a galerías inundadas, muchas de las cuales sirven de cauces a ríos subterráneos.

Otra belleza natural del Parque es la Laguna del Tesoro, con algo más de cuatro metros de profundidad promedio y casi 16 kilómetros de superficie, lo cual la cataloga como uno de los espejos de agua dulce más grandes de la Isla. Según una vieja leyenda, en el siglo XVI, cuando los conquistadores españoles se adentraron en aquella zona, los primitivos que habitaban las tierras aledañas al enclave acuático, atemorizados, lanzaron sus riquezas al agua, lo cual dio origen al nombre de Laguna del Tesoro.

En ese lugar se encuentra la Villa Guamá, uno de los rincones más conocidos y visitados en la Ciénaga de Zapata por su belleza natural y pintoresca arquitectura, donde los viajeros pueden admirar numerosas figuras escultóricas de la destacada artista cubana Rita Longa, que recrean las actividades que realizaban allí los aborígenes cubanos.

La instalación hotelera creada allí cuenta con 50 habitaciones en 44 cabañas de estilo rústico, levantadas sobre pilotes hincados en el fondo de la laguna y alrededor de un cayuelo, donde se encuentran un restaurante y piscina. En la Laguna del Tesoro existe, además, una singular flora sumergida, flotante y de riberas, y en sus aguas viven grandes cantidades de biajacas y truchas, y también la cebrita cubana, la cabezota, jicoteas y ranas toro.

Desde el punto de vista conservacionista se destacan dentro de su fauna, el manjuarí, considerado un fósil viviente, presente en los canales de acceso, y también el manatí, otra especie tradicional de Cuba en vías de extinción.

Por todo ello ese espacio acuático es cada vez más conocido y preferido por los vacacionistas de todos los continentes amantes de la ecología, la pesca deportiva y recreativa, y las maravillas del medio.

Considerada una de las áreas más importantes de Cuba como invernadero de aves, el Parque Nacional Ciénaga de Zapata cuenta con las Salinas de Brito, relevante refugio con grandes concentraciones de aves acuáticas, como las sevillas, garzas, flamencos y grullas. Ideal sitio para turismo de observación.

Durante los meses invernales coinciden más de 65 especies de aves; en tanto en la Ciénaga se reportan 16 especies de reptiles, entre ellos el cocodrilo cubano, que pueden admirarse en el centro de recría instalado allí.

Allí el visitante halla un amplio abanico de posibilidades para disfrutar de la naturaleza, con variadas ofertas de modalidades ecoturísticas y un eficiente servicio de guías y medios especializados.

Entre sus inmuebles sobresale el Hotel Cubanacán Playa Girón, con 282 habitaciones, junto al mar, y próximo al Museo que rememora la fulminante victoria del pueblo cubano en abril de 1961 contra los invasores de Bahía de Cochinos, organizados y apoyados por el gobierno de Estados Unidos.

También merece mención aparte el Hotel Playa Larga, que posee 60 cabañas con 68 cuartos, situado próximo a la playa de ese propio apelativo.

Quienes por vez primera incursionan por esa región y admiran sus bellezas naturales y valores históricos, se marchan decididos a retornar lo más pronto posible, para seguir disfrutando de tan singular y maravillosa oferta vacacional.