Combate de Lomas de Tapia, Pinar del Río

19 de junio de 1896 | 10
Antonio Maceo fue a La Vigía a visitar a su médico y amigo, el coronel Hugo Roberts, herido en el undécimo combate de Tapia. Dos columnas españolas avanzaron, una por San Claudio y la otra por Bramales. El general Miró Argenter tenía el mando interino de las fuerzas, que con los tiradores de Quintín Banderas y del coronel Sotomayor, no rebasaban los 20 hombres. Sotomayor se situó en el camino de Manuelita para reforzar la vanguardia de Banderas, y Miró ocupó el camino de Lechuza en un intento infructuoso por detenerlos. Al converger las dos columnas en Manuelita, se posesionaron del Valle de Tapia, desalojaron a los cubanos de los cerros próximos y penetraron hasta el fondo de las Animas. Un torrencial aguacero puso fin al combate. Al regresar Maceo por la noche, atacó las guardias avanzadas de los españoles y comenzó los preparativos para reanudar las hostilidades al amanecer.