Si sentía amor por mi profesión, ahora lo siento aún más

22 marzo 2021 | 1

Si de méritos y esfuerzo se trata, se hace necesario destacar el trabajo realizado por imprescindibles actores que han aportado en la lucha para enfrentar a la COVID-19. Tal es el caso de los trabajadoras de los círculos infantiles, donde se garantiza el cuidado de los niños.

En las instituciones infantiles todo el personal desarrolla una labor importante; pero con mayor responsabilidad están esas mujeres impecables en el vestir y distinguidas por su cofia, encargadas de velar por el cumplimiento de todas las medidas sanitarias.

En este afán encontramos en el Círculo Infantil Félix Ortega del municipio de Colón a la Licenciada Belkys Aguilar Pino con más de 30 años en la profesión, pero tres en esta institución de la primera infancia, relata el protocolo diario con los niños, la limitación en la entrada de los padres, el uso constante del nasobuco, de sustancias para la higienización y las pesquisas activas varias horas del día. Con orgullo dice: «No hemos tenido ningún infante ni trabajadora contagiados con el coronavirus», y respira con alivio.

Enfermera dotada de una alta sensibilidad el trabajo con niños, esos que estimularon aún más su amor por la profesión. «Los niños llegan y te regalan una flor, saludan y demuestran a diario los hábitos aprendidos. Es muy lindo convivir todos los días con ellos», reafirma.

Muchas resultan las alertas para cuidar que nuestros niños no enfermen, la familia es la principal responsable, pero para quienes asisten a los círculos infantiles, la prioridad es el cumplimiento estricto de todas las medidas para cuidarlos y mantenerlos sanos. En este empeño destaca, en nuestros círculos infantiles, enfermeras como Belkys.