La transformación de Fujifilm: de los carretes de fotos a la vacuna del ébola

4347

Frente a la zozobra de un mercado, el de la fotografía, en constante cambio por la tecnología digital, la firma japonesa continúa explorando sobre innovaciones en materia de medicina.

s empresas nacen, crecen, se reproducen. Muchas cambian su estrategia empresarial y, si observamos a lo que se dedicaban cuando se fundaron, quizá nos sorprenderemos de su evolución. Renovarse o morir, dicen. Le sucede a Nintendo, firma japonesa que comenzó distribuyendo naipes y se convirtió en los noventa en la mayor empresa de entretenimiento.

Los avances tecnológicos lo cambian todo. Es como un rodillo que arrasa por donde pisa. Hay que estar bien atento a los cambios del sector para adelantarse y adaptarse a los nuevos escenarios, una situación que es difícil de prever pero que, de hacerlo, es posible que bajo la vitola de «pioneros» se pueda construir un nuevo negocio.

Otra empresa japonesa, Fujifilm, ha visto cómo la tecnología digital transformaba de repente y en cuestión de pocos años la industria de la fotografía. Sí, cada vez menos se compran cámaras de carrete. Aunque ofrecen una gran calidad y grandes prestaciones, esos carretes fotográficos han perecido bajo la facilidad y rapidez de la cámara digital, más cómoda y accesible gracias a los dispositivos móviles actuales, los llamados «smartphones», que incorporan (los modelos de alta gama) sensaciones sensores fotográficos capaces de tomar imágenes casi a nivel profesional en muchas ocasiones.

La apuesta por la industria les ha permitido mantener su estatus y sobrevivir. En su catálogo abundan las cámaras digitales como la nueva XT-1, una bestia con una gran aceleración y un excelente visor. Aprovechando la crisis de otro gigante especializado en fotografía, Kodak, ha procurado dedicar un gran esfuerzo a la innovación frente a un negocio, el de la fotografía, con carácter residual.

Y, aunque esta empresa es bien conocida por este sector de consumo, dispone de varias patas de negocio, algunas tan sorprendentes como el campo de la salud, en donde cuentan con monitores y máquinas de monitorización y análisis clínicos.

Ahora, y en plena vorágine de casos infectados en países occidentales como España, la firma nipona ha anunciado el incremento de su antigripal Avigan, un tratamiento experimental para tratar el virus del ébola y que ha dado resultados positivos en nuestro país. Incrementará las dosis a partir de noviembre ante la expansión del virus vaticinada por la Organización Mundial de la Salud.

Fundada en 1934 como Fuji Photo Film Co., Ltd. -el monte Fuji es un icono en Japón- nacía basándose en un plan de gobierno para establecer la industria nacional de fabricación de películas fotográficas. La nueva empresa heredó las operaciones de este material que surgieron de Dainippon Celluloid Company Limited. Allá por los años sesenta, la compañía intentaba el despliegue internacional estableciéndose una oficina en Nueva York.

Ejemplo de todo es, años después de lanzar su primera película de rayos-X (1936), en 1983 anunciaron el primer sistema de diagnóstico por imágenes digital del mundo. El sistema de diagnóstico por imágenes Fuji Computed Radiography (FCR) marca tendencias en el mundo de las imágenes digitales y se encuentra entre los sistemas líderes del mercado global.

En los años noventa comenzó su nueva cruzada, el campo de la medicina, con la adquisición del 51% de las acciones de Chiyoda Medical. La experiencia adquirida y la pérdida de interés de la fotografía por parte de los consumidores obligó a la empresa a buscar nuevos cauce en un negocio, aunque no destinado al consumidor final, le ha procurado numerosas ventajas. En los ya cumplidos años dos mil se produjo su irrupción en este área, en el que ha sido constante. En el año 2005 se puso en marcha un laboratorio de investigación y, un año después, adquirió una empresa de imágenes médicas destinadas a la cardiología.

La compañía, que dedica el 7.9% de sus ingresos a I+D, ha apostado fuerte por el sector salud en su estrategia de diversificación en los últimos años. Sus pasos en el área médica no han cesado y el gigante nipón continuó con la adquisición de un sistema de información radiológica, presente en muchos centros de salud. Los radiofármacos han permitido diagnosticar a ciertos enfermos con problemas cerebrovasculares, y ahí es donde desde hace una década han intentado ofrecer soluciones para detectar los síntomas tempranos de las enfermedades del cerebro y de otros órganos.

Ahora, está ampliando sus actividades en esta área a través del Grupo Fujifilm RI Pharma después de la adquisición en 2006 de una empresa pionera en el área de la medicina nuclear: Daiichi Radioisotope Laboratories. La experiencia de más de 70 años con el colágeno y con los antioxidantes de las fotografías han llevado a la firma japonesa a lanzar en los dos últimos años una línea de cosméticos de alta gama. Con todo, cuentan con soluciones para realizar diagnósticos médicos, escáneres de rayos X y su departamento de innovación han experimentado con otros productos cosméticos y cuidados de la piel, mientras desarrollaba servicios profesionales en materia fotográfica y de retoque de imágenes así como otros productos industriales.

Tomado de: ABC TECNOLOGIA