Dinamitado tren Sabanilla-Maroto

30 de enero de 1898 | 12
Día tras día, a todo lo largo del territorio insular, los triunfos de las armas cubanas causaron admiración tanto en el país como en el exterior. El capitán general y jefe del ejército español Ramón Blanco, es recibido con toda pompa por los elementos oficialistas en Santiago de Cuba. Y a pocas horas de su estancia en la segunda capital del país, es volado con dinamita un tren militar español de la vía Sabanilla-Maroto. Acto seguido, se entabla un enconado combate entre las tropas mambisas y los miembros de la escolta del mencionado tren, que es rescatada por una columna de refuerzo enviada desde la ciudad, en número de cuatro soldados por cada insurrecto cubano.