Monumento

584

Monumento al Esclavo Rebelde

Se encuentra enclavado en los terrenos pertenecientes al Ingenio Triunvirato, fundado en el siglo XIX, período en el que se pusieron en marcha gran cantidad de fábricas de azúcar en la región matancera. En este lugar, el 5 de noviembre de 1843, estalló la sublevación de esclavos más grande de aquellos convulsivos tiempos de la esclavitud. Los esclavos ajusticiaron primeramente al mayoral, de quien conocían de sobra el peso del látigo y los más crueles castigos, y con sus propios instrumentos de trabajo, lo destruyeron todo y prendieron fuego al lugar, devorando hasta la última tabla del Triunvirato.

Esta acción de rebeldía, a pesar del fracaso, devastó a seis ingenios en sólo dos horas, sembrando el terror en los esclavistas, para quienes desde ese momento, cualquier negro, aún viejo o simple doméstico, les parecía un potencial rebelde.

La Ignacia

En este lugar, el 24 de febrero de 1895, se reinició la Guerra por la Independencia en el occidente del país, hecho reconocido como el "Grito de Ibarra". Esta acción, organizada por José Martí desde el exilio, fue dirigida en el territorio por dos personalidades de la Historia de Cuba: Juan Gualberto Gómez y Antonio López Coloma.