Efemérides de hoy, 25 de julio

Recibe Máximo Gómez parque en La Feliciana

25 de julio de 1897 | 0
A pesar del poco parque, con escaramuzas diarias y algunas con carácter de combate, Máximo Gómez mantiene en alto el ánimo de los combatientes y ha logrado contener bastante al enemigo, conformado en varias columnas que le rastrean con tesón. Después de haber recibido una primera remesa de diez mil balas entregadas por Tranquilino Cervantes, sobre la marcha llega al campamento del teniente coronel Simón Reyes, en La Feliciana, quien acaba de cruzar la Trocha de Júcaro a Morón, cargando 18 mil balas más que le entrega al General en Jefe. Esto alivia, reconoce Gómez, pero tendrá que continuar supliendo con estrategia, movimiento y arma blanca, la seria resistencia del enemigo que persiste en operar con grandes masas.

Victoria cubana en Arroyo Blanco, Las Villas

25 de julio de 1898 | 1
Mientras capitulaba Santiago de Cuba se inician las negociaciones al más alto nivel entre España y Estados Unidos para concertar la paz; en Cuba no han cesado las hostilidades. Dos buques de guerra de la escuadra norteamericana, con el propósito de intimidar a las fuerzas cubanas acantonadas cerca de El Jíbaro, cañonean el puerto espirituano de Tunas de Zaza y en Arroyo Blanco, en un combate encarnizado, fuerzas criollas al mando del general José Miguel Gómez le infringen una costosa derrota a una columna española de las tres armas.

Nacionalización del Canal de Suez

25 de julio de 1956 | 0
El Canal de Suez, vía marítima de 168 kilómetros desde Port Said a Suez, y que permite acortar en un 44 por ciento el trayecto entre Londres y Bombay, es decir, entre el Oriente y el Occidente uniendo al Mediterráneo con el Mar Rojo, estuvo en la idea de los primeros faraones. Construido entre el 1859 y el 1869 por una empresa anglo-francesa con una concesión por 99 años, fue nacionalizado un día como hoy por las fuerzas progresistas de Egipto, dirigidas por Gamal Abdel Nasser, que derrocaron al gobierno despótico y corrompido del rey Faruk. Las masas populares respaldaron esta medida al rechazar la agresión de Inglaterra, Francia e Israel que intentaron detener así la desintegración del sistema colonial.